Pierre Barron, Anne Bory, Sébastien Chauvin, Nicolas Jounin, Lucie Tourette (2013)

La huelga de los trabajadores sin-papeles en Francia: el asalariado encastrado revelado por sus movilizaciones.

Pp. 223-240 in Crisis y precariedad vital. Trabajo, prácticas sociales y modos de vida en Francia y España. Edited by Benjamín Tejerina, Beatriz Cavia, Sabine Fortino y José Ángel Calderon. Valencia: Tiran lo Blanch.

Por su estatus, los trabajadores sin-papeles pertenecen al «asalariado encastrado» [salariat bridé] (Moulier-Boutang, 1998): sus posibilidades de contestación o de fuga ante el empleador son en efecto limitadas. Sin embargo, el movimiento concertado de huelgas de la primavera del 2008 en la región de París, hizo aparecer situaciones diversas del punto de vista de las forma de empleo así como del contenido mismo del trabajo (Tourette, Jounin, Chauvin, 2008; Asplan, 2009). Esta diversidad se hace luz a partir del uso estratégico que se hace de las distintas situaciones y posiciones ocupadas: tratar de obtener, como hicieron los huelguista, una regularización a través del trabajo, conduce en efecto a un debate sobre el tipo de trabajo que puede justificar una regularización.  Analizaremos aquí el modo en que se desarrollaron estas negociaciones en dos empresas, del sector de la restauración la primera, y la segunda del sector de la limpieza. Presentaremos el modo en que el movimiento ofrece localmente claridades sobre la naturaleza de las relaciones sociales entre empleadores y trabajadores sin-papeles en algunos sectores de la economía formal. Si este movimiento de huelga no aclaró completamente las condiciones de empleo y trabajo de los sin-papeles en Francia, si descubrió sin embargo la pertinencia estratégica de algunos de sus aspectos, ya fuera porque permitían o al contrario impedían la regularización.

Este artículo reposa sobre una encuesta colectiva que busca escribir la historia del movimiento de huelga de los trabajadores sin-papeles en Francia. Decenas de entrevistas y observaciones etnográficas han sido realizadas, principalmente con huelguistas y militantes, pero también con empleadores y autoridades. El conjunto de los datos conforma el presente texto, que reposa esencialmente sobre dos monografías realizadas entre el 2008 e inicios del 2009.